LA FORZADA NÓMINA A FISCAL GENERAL

Rechazo generalizado ha provocado el amparo provisional otorgado por la Corte de Constitucionalidad (CC) para que forzadamente la Comisión de Postulación para Fiscal General incluyera en la nómina final a los candidatos con punteos altos, cuando solo faltaba una persona en el listado a sabiendas que la mejor calificada había sido la actual Fiscal General, Consuelo Porras.

Esa calificación obtenida por la actual Fiscal General, también a la fuerza después de haber amenazado a la Postuladora, no tiene validez alguna y menos cuando la decisión de siete Comisionados era dejarla fuera de la nómina, y quienes resultaron siendo obligados por los Magistrados de la CC para incluir en el listado a Consuelo Porras, porque con ella tienen garantizada la impunidad que siempre han buscado.

Y es que esa legalidad con la que actúan nos demuestra que estamos bajo las órdenes de redes criminales que ahora dominan la justicia en nuestro país, al aparentar procesos legales para legitimar un sistema de corrupción e impunidad propia de una dictadura.

Todo el proceso de selección y elección de Fiscal General está viciado y carece de toda legitimidad por parte de la población, porque se exigían los más altos estándares para que la mejor persona estuviera al frente de esa institución, que como dijo Juan Francisco Sandoval: ha sido destruido por completo durante esta administración que la ha puesto en manos criminales.

A la Comisión de Postulación le faltaron varios criterios a tomar en cuenta, entre ellos analizar cada una de las tachas e impedimentos presentados en contra de los candidatos para desechar desde ese momento el expediente de Porras, pero la correlación de fuerzas se encontraba en el lado oscuro apoyado principalmente por la presidenta de la Comisión, Silvia Patricia Valdés Quezada; el Secretario de la Comisión y decano de la Facultad de Derecho de la Universidad San Pablo, Luis Aragón Solé; el Decano de la Facultad de Derechos de la USAC, Henry Arriaga; el Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana, Enrique Sánchez Usera; el Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad del Istmo, Alejandro Arenales Farner; el Presidente del Colegio de Abogados, Fernando Chacón; y el Presidente del Tribunal de Honor del Colegio de Abogados, Esvind Racancoj. Trasladamos los nombres para la ciudadanía conozca a estos personajes y por lo menos sea un escarmiento público para ellos porque en realidad son unos sinvergüenzas.

Ojalá la Facultad de Derecho de la USAC le de la espalda al grupo liderado por el exrector Estuardo Gálvez, y nunca más estén al frente de esa facultad personajes como Arriaga, que son una vergüenza más para la Universidad de Carlos, con una actuación tan paupérrima en la Comisión de Postulación, pues como representante de la USAC debió haber sobresalido y no ser nada más el burro que seguía a la manada. 

La nómina de candidatos a Fiscal General es más que Consuelo Porras, pues hay otros que conforman la lista que han sido tachados pero que se han salido con la suya, y aunque el presidente Alejandro Giammattei no elija a Porras, si se inclinara por otro candidato con objeciones vamos a salir del fuego para caer en las brasas, como dicen los abuelos.

La población guatemalteca tarde o temprano saldrá de esta cooptación, estamos seguros que esto es parte del plan, pero que no nos vencerán.