“Ahora manda el crimen organizado, el principio de legalidad no se cumple, el régimen criminal y corrupto existente busca eliminar toda oposición”, Monseñor Álvaro Ramazzini.

La Convergencia Nacional de Resistencia, es una plataforma con la que los guatemaltecos contaremos para la transformación del Estado de Guatemala, con una verdadera resistencia no violenta para demostrarle al crimen que se acabaron los privilegios y es momento de empezar a dar cuentas.

La unidad y articulación ayudarán sin duda alguna a la añorada transformación del Estado, porque definitivamente la población llegó a un hartazgo de la clase que ha dominado las instituciones del país, los partidos políticos saqueadores de los recursos y personajes sinvergüenzas que solo se han aprovechado de los guatemaltecos.

Esta es una oportunidad que no debemos dejar pasar, ya no hay tiempo para seguirlo perdiendo, no podemos ser solo espectadores de lo que sucede en el país, no podemos seguir como una sociedad adormecida, debemos reaccionar e indignarnos por cada acto de injusticia, impunidad, robo, saqueo e irresponsabilidad de las autoridades.

El hambre, la desnutrición y la pobreza debe levantarnos como pueblo ante lo que estamos viviendo, ya no permitamos que sigan robando el futuro de miles de guatemaltecos, atrevámonos a tener un verdadero país, a tener verdaderas instituciones al servicio del bien común y no al beneficio de pocos.

Atrevámonos a tener un país que garantice la libertad de expresión con base en los Derechos Humanos, que no exista la persecución en contra de quien piense diferente, que no sean catalogados como enemigos aquellos que están en contra de la corrupción y la impunidad o aquellos que claman justicia.

Este momento es propicio para que todos los guatemaltecos nos involucremos en esta Convergencia, para sacar adelante a nuestro país y no solo observar como se roban todo y nos quedamos sin nada.

El próximo año viene un proceso electoral sin precedentes, pues ahora toda la institucionalidad esta cooptada, si no somos capaces de analizar el voto y apoyar a quienes se lo merecen, perderemos una gran oportunidad de recuperar este país, y entonces seremos condenados a vivir en la dictadura de la corrupción e impunidad, como ya lo hemos vivido.

Es momento de reflexionar cual es el camino que vamos a recorrer a partir del 2024, si seguimos hundidos en el abismo o si vamos por senderos diferentes a construir un mejor país, pasando por la transformación del Estado.

¡Reacciona Guatemala!